De acuerdo a los fundamentos legales, en relación con la obligación de pertenecer a un plan obligatorio de salud (P.O.S), podemos con esta herramienta financiera, mejorar nuestra calidad de vida, al poder escoger nuestro profesional médico de preferencia o especialista sin tener que pasar por el “médico de cabecera” al momento de una enfermedad o accidente, tratamiento o una cirugía.

Tenemos la opción, de ingresar a  una habitación individual o independiente con condiciones preferenciales de atención médica y hospitalaria, todo ello de acuerdo a los diversos planes que ofrece el mercado asegurador Colombiano y nuestro presupuesto.